Diferencias entre Hosting, VPS y Servidor Dedicado

Tres tipos de servidores: en formato rack, en formato sobremesa y en formato cluster
Publicado el 06 de agosto de 2016     749 visualizaciones     3 minutos
Servidores y Alojamiento

En una época en la que -según estadísticas- se crean 571 páginas web nuevas por minuto, no es raro que se dude acerca de los servicios disponibles para el almacenamiento de la información, pues es fundamental a la hora de montar una página web saber elegir qué tipo de servicio vamos a elegir para alojar nuestra web.

En este artículo hablaremos sobre los tres servicios más utilizados: el Hosting compartido, el Servidor Virtual o VPS (Virtual Private Server) y el Servidor Dedicado.

Hosting Compartido

El Hosting Compartido no es más que una máquina (servidor dedicado) compartida por cientos o miles de usuarios, donde se alojan cientos o miles de páginas web.

Normalmente, cuando nos disponemos a contratar un hosting compartido, pensamos que lo que estamos adquiriendo es un espacio reservado única y exclusivamente para nosotros. Pero nada más lejos de la realidad, lo que estamos haciendo es compartir los recursos de esa máquina con otros usuarios, de modo que si se hace un uso exhaustivo de los recursos, sus consecuencias las sufren todos los usuarios. Por ejemplo, si hay demasiadas conexiones, descargas de grandes datos o se utilizan demasiados recursos del sistema (como memoria RAM o CPU), todas las páginas web empezarán a ralentizarse y a sufrir las consecuencias.

Este tipo de servicio está recomendado para proyectos que están empezando y de los que se sabe que al principio no tendrán mucho tráfico o no requerirán de grandes recursos.

Servidor Virtual Privado (VPS)

La opción del servidor virtual es un equilibrio en cuanto a recursos y precio.

La mayor diferencia con el Hosting compartido reside en que con un Servidor Virtual no tenemos que preocuparnos de los recursos que consuman otros usuarios, ya que los recursos que tengamos contratados serán aquellos que tendremos asignados y reservados, es decir, recursos en exclusiva para nosotros, sin que nadie los pueda usar.

En un servidor virtual se divide un servidor físico en varias cuentas (cada una un VPS), de las cuales, cada una puede ser configurada con su propio sistema operativo, recursos asignados, puede ser reiniciada de forma independiente, y quizás lo más importante, los recursos y errores que puedan surgir en un VPS no afectan al resto de VPS de la misma máquina física.

Los servidores virtuales son la parte intermedia entre hosting compartido y servidores dedicados, y por tanto, su precio también es intermedio entre ambos casos.

Un VPS es ideal para proyectos que están creciendo y los cuales no podrían ser soportados por un hosting compartido, o aquellos donde sea crítica la disponibilidad del sistema, no pudiendo correr el riesgo de que otros usuarios dañen nuestra web.

Servidor Dedicado

Un Servidor Dedicado es la opción más potente y aislada que existe de entre las gamas que estamos presentando.

Se trata de una máquina completamente dedicada a un proyecto. A diferencia del hosting compartido donde los recursos disponibles dependen del uso del resto de páginas web dentro de la máquina o del servidor virtual, donde realmente lo que estamos comprando es un “trocito” de un servidor dedicado, aquí todos los recursos de la máquina son exclusivos para nosotros, sin interferencias de nadie más.

Lógicamente, el costo del mismo es más elevado que en las opciones anteriores, ya que estamos utilizando un servidor que pudo haber sido utilizado por cientos de usuarios en un hosting compartido solo para nosotros.

Es ideal para proyectos grandes, donde la necesidad de rendimiento y recursos son requisitos fundamentales en tu proyecto.

Comparte este artículo:
Facebook    Twitter    Google Plus    LinkedIn    Correo electrónico    

Déjanos tu comentario...